José María Guillén Lladó    
Psicología - Alta sensibilidad - Armonización Terapéutica Mente-Cuerpo

TERAPIA COGNITIVO-CONDUCTUAL

La terapia cognitivo-conductual (TCC) es la terapia psicológica de referencia y la más utilizada en la actualidad. Ha mostrado ser efectiva en el tratamiento de trastornos emocionales, incluyendo fobias, adicciones, ansiedad o depresión, contando con numerosos estudios de investigación clínica respecto a su eficacia terapéutica y a su aplicación en el campo de la prevención. 

Al tratarse de una terapia muy pragmática, dirigida a la resolución de problemas, y de relativa corta duración, lo que hace que se le considere una terapia breve, la TCC se convierte en una técnica eficaz y acorde con las necesidades del ciudadano actual, siempre falto de tiempo, y que, por desgracia, está siendo víctima de cada vez mayores y más frecuentes trastornos emocionales y mentales.

Los modelos cognitivos ponen especial énfasis en las cogniciones, considerándose como tales las ideas, creencias, atribuciones, imágenes conceptuales o constructos mentales de la persona, en referencia a cómo interpreta su propia realidad o la realidad que lo rodea. Por su parte, el modelo conductual, paradigma a principios del siglo XX, fue disminuyendo su influencia con el paso del tiempo, sin embargo, la solidez de algunos de sus principios fundamentales, han podido conjugarse con el modelo cognitivo, ya que las emociones se relacionan y vinculan con las conductas, y viceversa.

La integración cognitiva y conductual permite promover activamente una modificación en el pensamiento y la conducta de la persona, de forma que ésta encuentre alternativas no disfuncionales de interpretar cuanto le sucede y le rodea, permitiéndole construir su realidad emocional de una forma más positiva, adaptándose mejor, y llevando a cabo comportamientos y conductas más armónicas con sus emociones y con la realidad. Las intervenciones conductuales persiguen principalmente la modificación de la conducta, mientras que las cognitivas persiguen el cambio de patrones de pensamiento, con el objetivo de disminuir las posibles emociones disfuncionales.

Página anterior: Psicología

Página siguiente: Coaching - Relajación

Cambiar idioma