José María Guillén LLadó    
Psicología - Alta Sensibilidad - Terapias Mente-Cuerpo

ARMONIZACIÓN TERAPÉUTICA MENTE-CUERPO

Somos cuerpo y mente. Ambos configuran la unidad funcional de nuestro ser. Su armonía y equilibrio fundamenta nuestra salud y bienestar. Mens sana i corpore sano. Este conocido aforismo del siglo II ya apelaba a cuidar ambas partes y a cultivar su equilibrio.

Mente y cuerpo se influyen mutuamente. Sin embargo, los conocimientos actuales están evidenciando un mayor dominio de la mente sobre el cuerpo que no del cuerpo sobre la mente. En este sentido, la psiconeuroinmunoendocrinología está aportando evidencias científicas claras. De ahí que se estén constatando cada vez más los beneficiosos efectos sobre la salud y el bienestar de ciertas técnicas psicológicas y emocionales, muy especialmente sobre aquellos trastornos que su origen es psicológico, pero que se manifiestan físicamente, como ocurre en el caso de los trastornos psicosomáticos.

La aplicación conjunta y estratégica de los conocimientos empíricamente contrastados en el campo de la psicología y la naturopatía, consiguen una sinergía terapéutica más profunda y duradera. Aplicada con objetividad, rigor y seguridad, la psiconaturopatía es una herramienta natural ideal para ayudar a conseguir la armonización mente-cuerpo. No obstante, hay que tener muy en cuenta que cada caso y cada persona son diferentes y, por consiguiente, solamente una evaluación personalizada puede desvelar su idoneidad y las posibilidades reales de mejora o recuperación. 

Derivado del biomagnetismo médico, el biomagnetismo emocional es una técnica complementaria que puede aportar un gran beneficio en la esfera emocional de la persona y en la armonización mente-cuerpo. Pruebas realizadas con electroencefalogramas han demostrado que se pueden conseguir estados de relajación muy profundos que, además de repercutir directamente en problemas derivados del estrés, ansiedad, miedos, depresión, etc., también pueden repercutir positivamente en afecciones de carácter físico, como puede ser el dolor, trastornos psicosomáticos o incluso inmunológicos, ya que mediante la red psiconeuroinmunológica, sus efectos sobre la parte emocional y el sistema nervioso pueden coadyuvar en la mejora y la recuperación de dichas afecciones. 

Todas estas técnicas y conocimientos, aplicadas adecuadamente, con rigor y seguridad, dentro de un enfoque integrativo y bajo una supervisión psicológica y sanitaria que tenga siempre en cuenta las verdaderas causas de los problemas y el estado de la persona, permite obtener una sinergia capaz de potenciar la armonizacion mente-cuerpo, resolver problemas de salud, y aumentar el bienestar integral de la persona.